domingo, 11 de mayo de 2014

Ante el misterio de la muerte...

Durante este fin de semana todos los medios de comunicación se han hecho eco del terrible accidente ocurrido en Extremadura, en el que han fallecido un adulto y cinco jóvenes de entre 12 y 15 años. Al escuchar el telediario seguro que todos hemos sentido un pellizco en el corazón al ver a esos padres, familiares y amigos sufriendo desconsolados. ¿Por qué Señor permites estos sufrimientos? Es la gran pregunta a la que nunca encontramos respuesta. 
En estos días tan tristes de nada sirve decir la típica frase de "los caminos del Señor son..." Lo único que podemos hacer es abrir nuestro corazón al Padre y rezar mucho. Orar por los padres y los hermanos de estos chicos. Por sus familias, por sus amigos... Rezar muchísimo para que el Señor les de fuerzas, consuelo, esperanza... Y oremos también por los fallecidos para que estén ya viviendo el abrazo eterno de Jesús. 

Virgen María, tú mejor que nadie sabes lo que es perder a un hijo. Abraza fuerte a esas madres y esos padres; a sus hermanos, amigos... Están sufriendo muchísimo. Dales luz, fuerzas; seca sus lágrimas y que el recuerdo vivo del regalo de sus vidas llenen siempre sus corazones. 

Con cariño, hagamos llegar hasta esas familias el generoso abrazo de nuestras oraciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario